Lo bueno de la salsa bolognesa o boloñesa es que posee la virtud ser utilizada como salsa o como relleno dependiendo del plato en donde se use. Puede acompañar tranquilamente casi cualquier tipo de pastas, ñoquis, polenta, arroz y rellenar unos cuantos platos más.

Si la usas como salsa, no sólo va a sumarle una gran cantidad de puntos a tu comida, también te asegurás de que no te vas a quedar con hambre porque la carne picada se va a encargar seriamente de eso.
Lo mismo pasa si la usas como relleno, te puede resolver el relleno de unos canelones o una lasaña casi al 100% sin necesidad de agregar otra cosa, pero también puede acompañar tranquilamente otro relleno.

Bueno, para dejar de tirarle laureles vamos a decir que no es una salsa para todos los días, si bien nos gusta y queda muy bien, es bastaaante pesada. Más para los que son como nosotros que comemos pastas unas 5 veces a la semana.

Conseguí

  • Pure de Tomates 500 gr.
  • Carne Picada 250 gr.
  • Cebolla chica 1 u.
  • Ajo 1 diente.
  • Morrón 1/2
  • Aceite de Oliva 1 Cda.
  • Azúcar 1 Cdita.
  • Sal 1 Cda.
  • Pimienta c/n.

Cociná

1.

Vamos a empezar preparando los ingredientes… Cortamos la cebolla en pedacitos, no muy chicos porque queremos que se sientan al comer. Lo mismo hacemos con el morrón, acordate que nosotros usamos medio porque es grande, si tenés uno mas chico usalo entero. Con el ajo vamos hacer diferente y lo vamos a cortar bien chiquito, lo mas chico que podamos.
Listo, ya tenemos todo para empezar a cocinar.


2.

Conseguite una cacerola mediana, ponela sobre la hornalla a fuego medio y agregá el aceite de oliva. Mientras se va calentando el aceite agregamos la cebolla, la sal y pimienta a gusto.


3.

Cuando la cebolla se pone de un color mas dorado y a la vez transparente, en ese mismo momento agregás el morrón y la carne picada.
Revolvé bien todo cada tanto para que se cocine parejo y no se te queme nada.



4.

Luego de un rato vas a notar que la carne ya esta cocida. Fijate el punto, no te apures y dejala que se cocine bien así tiene mejor sabor.
Con la carne ya cocida agregás el puré de tomate completo, ahí nomás tirás el ajo picado y la cucharadita de azúcar. Mezclas bien todo para que quede bien integrado, bajas el fuego a mínimo y lo ideal acá es tapar la cacerola para que se cocine tranqui por unos 30/40 minutos.
Cada tanto revolvé para que no se queme nada y se siga cocinando parejo.


5.

Pasado el tiempo de cocción, vas a notar todo un poco mas espeso y listo para usar.
Si tu idea es acompañar unas pastas, este es el momento en que ponés el agua a calentar, mientras dejás tapada la cacerola de la salsa hasta que se termine de hacer la pasta.
Si te sobró salsa, metela en un tupper bien cerrado y guardala en el freezer, porque la próxima vez que necesites salsa te va a salvar la vida.


Tip

“Si no te gusta encontrarte con el ajo mientras comés, podés simplemente pelar el diente y aplastarlo. Después vas a poder ubicarlo fácil para sacarlo.”

Disfrutá