Cada vez que se acerca el calor pensamos en hacer este postre. Además de ser la mejor versión de pan de dulce para las temperaturas que manejamos en el hemisferio sur durante navidad, te hace quedar como un campeón con todos los que lo prueban y hasta le sacás una sonrisa a la abuela antes del brindis.

No nos consideramos inventores de esta magia, pero si le pusimos un poco de nuestro toque. La verdad es que hace unos años la marca Frigor los vendía, pero por alguna razón de la vida sólo duraron uno o dos veranos. Esos eran simplemente pan dulce + relleno de helado, bastante buenos, pero el concepto fue lo que siempre nos quedó grabado en la cabeza.
Así fue entonces que empezamos a prepararlo todos los veranos, cada año probando algo distinto, cambiando ingredientes, cantidades, etc.

En esta ocasión les presentamos una versión tranca, se puede ir más allá, pero con esta versión vamos a seguro, además de que los ingredientes los conseguís fácil.
De base tenemos el pan dulce, nosotros tenemos un amor especial por el Don Satur sin frutas… simple, con buen sabor, una textura increíble, un precio más que amigo y además lo conseguís en cualquier época del año.
Para el helado te recomendamos uno bueno, pero que no elijas gustos extremadamente cremosos/dulces/alchohólicos. Te preguntarás que queremos decir con esto… son esos gustos que te los sirven en el cucurucho y no llegaste a parpadear que ya se empiezan a chorrear por toda tu mano, o que te los ponen en el pote de telgopor y a los 5 minutos se convierte en sopa. Bueno, esos no! La idea es que se mantengan firmes para poder comerlo tranquilo.
Dulce de leche y chocolote, los que más te gusten. Si te sirve el dato, el choco puede ser el cobertura de Águila que lo conseguís fácil.

Bueno, ponete las ojotas y ajustate la musculosa que empezamos con la magia!

 

Conseguí

  • Pan Dulce 1 u.
  • Helado 500 gr.
  • Dulce de Leche 100 gr.
  • Chocolate 100 gr.

Obtenés un pan dulce, para compartir hasta entre 8 humanos con estómagos “normales”.

 

Cociná

1.

Vas a empezar decapitando a nuestro amigo pan dulce, justo por donde termina el papel, lo cortás completo.


2.

Una vez que ya ni tiene la tapa, vas a ahuecarlo. Así que dejando un margen de unos 5 centímetros empezás a cortar con un cuchillo en forma circular, hasta completar toda la vuelta. Luego con una cuchara vas separando el centro y finalmente con la mano (bien limpia por favor) retirás toda la miga.
Finalizar ésta parte es clave, a partir de ahora podés premiarte en cada paso comiendo un poco de esa miga que acabás de sacar 😉


3.

Ahora, sacá el helado del freezer y con una cuchara empezá a relleneralo hasta completar todo el hueco. Podés hacer por gustos, si es más de uno, o podés hacerlo todo mezclado. Queda en vos!
Un dato a tener en cuenta es que a partir de ahora el helado comienzo el proceso de convertirse en sopa, no es para meterte presión pero no vas a tener muuucho tiempo para los próximos pasos.


4.

Antes de seguir, chequeá que está así de lleno. Está así? Ok seguimos…



5.

Acá entra en juego el Dulce de Leche y va a cumplir el rol de pegamento para nuestra tapa.
Si esto te parece mucho dulce de leche, podés saltear el siguiente paso…


6.

Si bien, con los bordes cubiertos ya alcanza, nosotros vamos a ir un poquito más allá y cubrir TODA la superficie con dulce de leche. ¿Por qué? Porque nos encanta el dulce de leche!!


7.

Ahora si, basta de dulce de leche… ya podés colocar la tapa haciendo presión para que se pegue bien.


8.

Ya estamos en la recta final. ¿Te acordás que decía chocolate en la lista de ingredientes? Bueno, lo pones en un bowl y lo fundís a baño maría o en el microondas.
Una vez que esté bien liquido, poné el pan dulce sobre un plato y lo cubrís completamente con el choco.
Así como está, lo llevás al freezer por 3 horas mínimo, si podés dejarlo más va a ser mejor. La idea es que el helado esté bien firme al momento de cortarlo.


Tip

“Cortá porciones finas para que sea más fácil comerlo, si te parece poco, siempre podés repetir! ;)”

Disfrutá