Es un poco repetitivo decirlo prácticamente en cada receta… pero de verdad, este postre es facilísimo!!!

Este puntualmente surge de la unión de dos ingredientes que amamos… el dulce de leche y las vainillas!!
Las vainillas además de ser ricas, tienen esa habilidad de quedar bien en casi cualquier preparación. Las humedecés con algo rico, le sumás una crema, un helado o una mousse y sabés que no puede fallar.
Por eso en este postre las usamos como base, sumando la mousse, el chocolate y las vauquitas que le dan un toque especial.
Como siempre, buscamos resolver nuestras recetas de una manera fácil y con cosas que suelen estar a mano. Pero esta vez a la receta original le hicimos un cambio, siempre utilizamos chocolate fundido para el centro y la terminación, pero como la gente de Chocolates Águila nos invitó a probar su nueva salsa, decidimos darle una oportunidad en este postre y la verdad es que el cambio fue para mejor!

Dale, remangate y andá pensando que vas a comer porque el postre ya lo tenés resuelto!

 

Conseguí

  • Mousse de Dulce de Leche
  • Vainillas 10 u.
  • Vauquita 1 barrita (25 gr.)
  • Licor de Chocolate 30 cc.
  • Salsa de Chocolate c/n

Obtenés dos postres, uno para disfrutarlo vos y otro para volarle la peluca a quien vos desees.

 

Cociná

1.

El mousse de dulce de leche no te lo mostramos en detalle acá porque ya te enseñamos como hacerlo en la receta de Chocotorta. Pero como en el fondo somos buenos te explicamos rapidamente como prepararlo, conseguite:
. Dulce de Leche 200 gr
. Crema de Leche 200 ml

Ponés la crema en un bowl y la batís bastante hasta que la sentís un poco mas espesa (a medio montar), luego agregás el dulce de leche y seguís batiendo mas tranqui hasta que queda todo bien unificado.
Listo ya tenés tu mousse 😉


2.

Seguimos… vamos con este paso que es bien fácil. De a una y con las manos, vas triturando las vainillas dentro de un bowl.


3.

Ahora, vertí el licor dentro del bowl con las vainillas, y con una espatula o cuchara mezclás todo bien para que se humecte.


4.

Si lo anterior te pareció fácil, el armado es aún más fácil. Así que acomodate todo lo necesario para tenerlo a mano y conseguite un bowl chico que es donde vamos a armar el postre, podés usar también alguna copa, vaso o lo que tengas a mano, no somos muy estrictos en este tema.



5.

Con una cuchara (o con la mano) vas colocando las vainillas trituradas dentro del bowl, dejando un espacio o hueco en el centro. Ahora te contamos para qué, pero ya te irás imaginando…


6.

Con la salsa de chocolate vas a rellenar bien el hueco que dejamos en el centro.
Mientras estés comiendo el postre nos vas a agradecer este paso, acordate.


7.

Acercate el bowl con la mousse de dulce de leche y con una cuchara o espátula vas cubriendo hasta llegar casi al borde. Con la parte trasera de la cuchara podés hacer presión para un lado y para otro para emparejarlo y que quede todo más prolijo.


8.

Ahora volvés a manotear la salsa de chocolate y hacés un espiral (o lo que te salga) por encima de la mousse. Después partís la vauquita con la mano, de la manera más rústica que puedas y colocás los trocitos por encima de todo.

¿Y? ¿Ya está? Si!!! Ahora mandalo a la heladera un par de horas y comelo bien fresquito!!


 

Tip

“Utilizar un bowl o vaso de vidrio, suma mucho para la presentación final ;)”

Disfrutá