Cómo hacer Repulgue de Empanadas

Mostramos las distintas técnicas que existen para hacer el repulgue de las empanadas.

El Arte de los Repulgues: las características de los distintos Estilos de Empanadas Argentinas

Las empanadas argentinas son una delicia gastronómica que ha conquistado paladares en todo el mundo. Una de las características más distintivas de estas deliciosas bolsas de masa rellenas es el “repulgue”, el doblez o cierre de los bordes que no solo sirve para sellar las empanadas, sino que también aporta un toque artístico y funcional. En este artículo, exploraremos los diferentes tipos de repulgues utilizados en las empanadas argentinas, detallando su técnica y en qué empanadas o rellenos son más apropiados. Además, proporcionaremos algunos consejos para lograr repulgues perfectos. ¡Vamos a descubrir el arte de los repulgues!

Repulgue Clásico:

El repulgue clásico de Empanada es de los más típicos y que le dan su vista tan característica, con el borde “enroscado”. Para hacerlo:

  1. Colocar el relleno en el centro de la masa.
  2. Doblar la masa sobre el relleno, formando un semicírculo.
  3. Hacer presión sobre los bordes para sellar.
  4. Comenzar en uno de los extremos y doblar el borde hacia adentro, utilizando el dedo índice y pulgar, repetir hasta completar toda la empanada.
  5. El extremo final se puede doblar hacia adentro o enrollar y que termine en punta.

Uso Recomendado: Este repulgue es el más tradicional y que se utiliza para empanadas de carne.
Lo utilizamos en nuestra receta de Empanadas de Carne Criollas.

Repulgue Básico o Fácil:

El repulgue fácil es para el que no posee una gran destreza o práctica con las empanadas. Para realizarlo:

  1. Colocar el relleno en el centro de la masa.
  2. Doblar la masa sobre el relleno, formando un semicírculo.
  3. Hacer presión sobre los bordes para sellar.
  4. Apoya la empanada sobre la mesa y presionar los bordes con un tenedor, de un extremo al otro. Esto crea un patrón dentado.

Uso Recomendado: Este repulgue se suele utilizar en empanadas de todo tipo, de carne, cebolla y queso, pollo, jamón y queso, dulces, entre otras.
Lo pueden ver en nuestra receta de Empanadas Dulces de Banana y Dulce de Leche.

Repulgue tipo Cresta:

Este repulgue es fácil de hacer y ayuda mucho en la cocciones en horno y para empanadas con rellenos de queso. Para lograrlo:

  1. Colocar el relleno en el centro de la masa.
  2. Doblar la masa sobre el relleno, formando un semicírculo.
  3. Disponer la empanada con el borde hacia arriba, tomar el borde con ambas manos utilizando los dedos índice y pulgar, luego se debe plegar el trozo de masa de una mano sobre el de la otra y luego hacer presión para que se unan. Repetir 2 a 3 veces más hasta completar todo el borde.
  4. Sellar los extremos doblando ambos hacia adentro.
  5. Colocar la empanada sobre la fuente con el repulgue hacia arriba.

Uso Recomendado: Este repulgue es ideal para empanadas con rellenos de queso, por ejemplo las de jamón y queso, cebolla y queso, choclo y queso, entre otras. Al disponer el repulgue hacia arriba , este puede abrirse durante el horneado y dejar salir los vapores que se generan dentro de la empanada. Ese vapor es la causa principal por la que se rompen o “explotan” las empanadas dentro del horno.
Este repulgue es el que utilizamos en nuestra receta de Empanadas de Choclo y Queso.

Repulgue Circular:

Este a penas podemos llamarlo repulgue, más bien es una manera de cerrar la empanada, pero es muy práctico y distintivo.  Con una apariencia similar a un “Cappelletti”. Para realizarlo:

  1. Colocar el relleno en el centro de la masa.
  2. Doblar la masa sobre el relleno, formando un semicírculo.
  3. Hacer presión sobre los bordes para sellar.
  4. Tomar los extremos, uno cada mano y unirlos en el centro. Hacer presión para unir y listo.

Uso Recomendado: Este repulgue se suele utilizar en empanadas de choclo, de humita o jamón y queso.

 

Consejos y Recomendaciones:

  1. Mantener la masa fría para facilitar el manejo y evitar que se rompa.

  2. No sobrecargar las empanadas con mucho relleno para poder cerrarlas sin problema y evitar que se rompan durante la cocción.

  3. Opcionalmente, utilizar agua o huevo batido para sellar los bordes de las empanadas y asegurarte de que el repulgue quede firme.

  4. Si la cocción es en horno, siempre debe estar bien precalentado y a temperatura alta. Hay que recordar que el relleno ya está cocido y lo único que debemos cocinar es la masa.

Ahora ya sabes cómo hacer una variedad de repulgues, así que a disfrutar de unas deliciosas empanadas caseras!

tiramisu clasico tradicinoal
Siguiente
Tiramisú
Suscribite
No te pierdas todas las novedades

Recetas nuevas en tu e-mail todas las semanas