Te aseguro que este es uno de los postres mas simples, fáciles y que además lo resolvés con muy pocos ingredientes.

Cada vez que pienso en este postre me viene a la cabeza mi abuela (La Nonna Dolly), preparandolo un domingo bien temprano a la mañana para que lo devoremos en familia luego del almuerzo. Es más, ella tenía una versión adultos, con licor de café y una versión chicos, sólo con café bien aguado.
Obviamente ella preparaba el postre de chocolate desde cero, con maicena y chocolate, pero como nosotros somos un poquito mas vagos y no pre-meditamos hacer este postre con antelación, en cuanto nos agarra el antojo lo preparamos en el momento con una cajita de postre Exquisita (y encima ligth) con leche descremada, perdón nonna!

Estoy seguro que les va a gustar, es simple y rico, no hay vuelta que darle y es casi imposible que no te salga bien!

 

Conseguí

  • Postre de Chocolate 1 u.
  • Vainillas 12 u.
  • Leche c/n
  • Café 100 cc.
  • Nuez 4 u.

Obtenés un postre de vainillas y chocolate  que pueden devorarlo entre 6 sin problemas.

 

Cociná

1.

Lo primero que vas a hacer es preparar el postre de chocolate, hacelo siguiendo las indicaciones de la caja. En casi todas las marcas es el mismo proceso, agregar 1 litro de leche y revolver mientras se cocina en un par de minutos. Nosotros usamos el de Exquisita Light porque queremos mentirnos un poco haciendo que comemos mas liviano pero pueden usar el que quieran :)


2.

Ahora, medí y calculá, mas o menos la cantidad de vainillas que vas a utilizar y como se van a acomodar. Nosotros utilzamos un bowl redondo, por eso tenés que tener en cuenta el corte de la vainilla para que te encaje justo y no pierdas tanta base.
Igualmente, no te hagas tanto problema, lo que no cubra la vainilla lo va a cubrir el chocolate.


3.

Armate todo el escenario para tener todo a mano y poder armar todo mas fácil.
. El postre de chocolate ya listo.
. El café, preparalo como mas te guste y ponelo en un bowl o plato hondo.
. Las vainillas
. Las nueces peladas, guardate 4 mitades enteritas para decorar al final, el resto rompelas en pedacitos.


4.

De a una, vas a ir sumergiendo las vainillas en el café. Te recomiendo que lo hagas con la mano y rápido, las vainillas absorben el liquido muuuy rápido y si las dejás de más se van a partir.



5.

El proceso es simple, embebés las vainillas con café, armás la base, cubrís con chocolate y rociás algunas nueces partidas. Luego otra capa de vainillas y se repite lo mismo que antes…


6.

Cuando llegues  a la cima, cubrí bien todo con todo el chocolate que te queda y decorás con las medias nueces y mas trocitos.

Ya quedó listo, ahora metelo en la heladera y esperá por lo menos 2 horas para comerlo, el frío hace que se ponga firme y lo puedas servir sin problemas!!


Tip

“Al momento de servirlo, ayudate con algún tipo de espátula para evitar que se rompa de camino al plato!”

Disfrutá