Lo bueno de ésta pizza es que prácticamente no se amasa, se cocina en un horno tradicional (pero de una manera distinta) y el resultado es INCREÍBLE!!

Hace poco vimos un video que explicaba cómo lograr una buena pizza en casa, pero utilizaban masa madre, muchas horas de fermentación y una sartén de hierro… Si bien la sartén era lo único que nos faltaba, pensamos en reducir los tiempos y ajustar la receta para utilizar levadura en vez de masa madre. Desde ese momento hicimos unas 5 pruebas y todas salieron bien!!
Así que te aseguramos que se puede hacer con levadura seca o fresca, con horno a gas o eléctrico, con una sarten cualquiera y podés hacer una pizza, una fugazza o una focaccia.

No vamos a mostrarte ni explicarte nada técnico, simplemente los ingredientes y los pasos para lograr ésta locura de pizza.

Básicamente para que entiendas de que se trata, vamos a preparar una masa bien húmeda, vamos a dejarla descansar unas 2 horas durante todo el proceso, sin amasarla y vamos a cocinarla en menos de 10 minutos utilizando una sartén, las hornallas y la parte baja de tu horno. Y de paso te compartimos una salsa fácil y rápida para tu pizza… ¿Te sirve? Sigamos entonces!

 

Conseguí

Para la Masa

  • Harina (000) 200 Gr.
  • Agua 140 Cc.
  • Levadura Seca 2 Gr. (Fresca 10 Gr.)
  • Sal 1 Cdita.

Para la Salsa

  • Lata de Tomates 1 u.
  • Ajo 1 diente
  • Aceite de oliva 1 Cda.
  • Orégano 1 Cda.
  • Ají molido 1 Cdita.
  • Sal 1 Cdita.
  • Pimienta c/n

Extra

  • Mozzarella 100 Gr.
  • Aceitunas c/n

Obtenés 1 Pizza gordita o 2 Pizzas individuales para disfrutarla en soledad o para compartir este pedazo de paraíso con esa persona que tanto querés!

 

Cociná

1.

Colocá la harina en un bowl, agregá la sal, la levadura y por último el agua (tibia).
Mezclá bien todo y cuando está listo, lo vas a tapar y dejarlo descansar durante 30 minutos. Te recomendamos cubrirlo con film, ¿no tenés film? agarrá un trapo y humedecelo un poco. Una cosa más, dejalo descansar en un lugar cálido ¿la estás preparando en pleno invierno? no importa, ponela cerca de la estufa.


2.

Pasados los 30 minutos vas a ver que la masa está más pareja y crecida, hermoso, pero esto sigue. Mojate a penas los dedos y mismo adentro del bowl hacé unos pliegues desde los costados hacía el centro. Cuando tenga una forma bastante redonda vas a cubrir de nuevo con film y dejarlo descansar por 1 hora.


3.

Pasada la hora, vas a notar que la masa está cada vez más grande… vamos bien! Ahora enhariná la mesada y bajá la masa. De nuevo hacé pligues hacia el centro, dando la forma más redonda que puedas y luego lo das vuelta para que el aire quede como “encerrado”… espolvoreás un poco de harina por encima y tapás con un trapo. Los dejás descansar 30 minutos más… no te desesperes, es la última vez que hacemos esto!



4.

30 minutos después, vas estirar la masa para darle forma de pizza, sin aplastarla demasiado, llevando el aire hacia los bordes… eso va a ser mágico depués!
Ahora agarrá una sartén ponela sobre la hornalla más fuerte de tu horno, a maximo! Y a la par, prendé el horno y ponelo a máximo también.
Agarrá la masa y la llevás directamente arriba de la sartén, colocás salsa, queso, orégano y esperás unos 2 minutos. Chequeá que se haya cocido la base y cuando ya está la llevás a la parte baja del horno para que le pegue el fuego desde arriba. Podés hacerlo directamente con la sartén, si ésta tiene mango apto para horno. Sino, de la sartén podés pasar la pizza a una fuente y ahí la llevás al horno. De nuevo, esperás 2 a 5 minutos y tu pizza tiene que estar lista!!


AVISO

Si utilizás anafe u horno eléctrico, el tiempo de cada cocción suele ser mayor pero el resultado es el mismo 😉


Tip

“Si el mango de tu sartén no es apto para horno, podés pasar la pizza a una fuente antes de meterla en el horno ;)”

Disfrutá

pizza casera