A ésta receta, tranquilamente la podríamos llamar  “Lo mejor que le puede pasar a tu previa de asado”…

Pero como muchas veces lo comemos antes de cualquier otra comida o simplemente para picar algo junto con unos snacks, vamos a seguir llamandolo Pan de Ajo.

Este pan ademas de ser fácil de preparar, es rápido, te saca de un apuro, te resuelve una picada en minutos y si te gusta el ajo te prometemos que te va a encantar. Otro punto a favor es el pan, en este caso nosotros utilizamos una baguette porque nos resulta mas fácil ya que muchas veces lo cortamos a la mitad y hacemos dos panes ademas de que la cocción es pareja. Otro pan puede ser uno tipo de campo o casero, pero no dejen afuera una buena flauta o pan frances, todos quedan bien. Eso si, que sea del día en lo posible, la consistencia es mucho mejor.

Un dato antes de seguir, ésta receta si hay un ingrediente que es más que optativo es el Ciboulette, nosotros lo tenemos en nuestra mini huerta y por eso lo usamos, pero tranquilamente puede reemplazarse por cebolla de verdeo o cebolla morada cortada bien bien chiquita para que no quede cruda. Es sólo para darle un toque visual y dejarle un sabor suave a cebolla porque nuestro protagonista hoy, es el ajo.

Ahora, andá pensando con qué o quien lo vas a acompañar porque más abajo te explicamos cómo prepararlo en minutos!

 

Conseguí

  • Baguette 1 u.
  • Ajo 3 dientes
  • Manteca 50gr.
  • Queso 50gr.
  • Sal 1 Cdita.
  • Ciboulette c/n

Obtenés un pan, para compartir entre 2 o 3 junto con una rica cerveza o picar algo antes de una comida.

 

Cociná

1.

Empecemos por cortar el ajo bien chico, no hace falta que sean parejos y hasta (si so de los nuestros) podés dejar algunos más grandes para encontrarlos mientras comés el pan.
Con el ciboulette vamos a hacer lo mismo, cortarlo bien chico.


2.

Ahora, la manteca vas a derretirla y colocarla en un bowl junto con el ajo picado y la sal.


3.

El pan, vas a cortarlo en rodajas medianas pero sin llegar a cortarlo del todo, para que quede todo unido por la base y sea más fácil de maniobrar durante todo este proceso.


4.

Así es como te tiene que quedar.



5.

Con una cuchara vas a ir agarrando un poco de la manteca que preparamos antes y vas a rellenar entre las rodajas del pan.
Luego con un pincel (o con la misma cuchara) vas a pintar el pan por arriba con el resto de manteca que te quede en el bowl, hasta terminarla.


6.

El queso vas a rallarlo y luego a colocarlo entre las rodajas. Guardate un poco para el final porque vamos a ponerlo por encima.


7.

Ya va tomando forma, conseguite una fuente o recipiente apto para horno y colocá el pan. Una vez acomodado, agregale el queso que te dijimos que guardes y la mitad del ciboulette.
Llevalo al horno a fuego fuerte durante 15 minutos. No vamos a cocinar, simplemente vamos a tostar un poco el pan, fundir el queso y dejar que la manteca con ajo haga su magia.


8.

Pasados los 15 minutos, lo sacás, si le falta dorar por encima podés ponerlo un par de minutos en la parte baja del horno para que el fuego lo dore por arriba. Una vez que está, le agregas la ciboulette restante y te dignás a disfrutarlo como se debe!


Tip

“Comelo en el momento antes de que el queso se ponga duro. Si te pasa eso, lo volvés a poner en el horno a fuego fuerte un par de minutos y listo.”

Disfrutá